¿Hay negocio en reparar aparatos electrónicos?

Desde siempre se ha visto la electrónica como algo muy rentable. En el caso en el que se produzca algún problema con un dispositivo electrónico, la única solución pasará por acudir a un técnico para que nos pueda dar una solución. Si a nosotros se nos ocurriera la idea de abrir el dispositivo, muy probablemente no sabríamos lo que tocar y seguro que acabaríamos metiendo la pata.

Ahora bien, la tecnología ha avanzado mucho a lo largo de los últimos años y parece ser que esa rentabilidad está ahora en entredicho.

Entre los cambios que se han producido entra en juego lo que se conoce como el factor precio: en resumidas cuentas, la tecnología no vale lo mismo ahora que hace, por ejemplo, 20 años. Por aquel entonces no todo el mundo podía permitirse un ordenador, sin embargo, ahora cualquier persona puede optar a uno.

La demanda ha aumentado y los precios se han visto disminuido. Por otra parte, también se ha lanzado al mercado lo que se conoce como tecnología lowcost. ¿Ordenadores por tan solo 150€? Si, son reales por lo que teniendo un poco de dinero disponible podemos acceder a ellos.

Ateniendo a esta nueva situación, que tan rentable es dedicarse a la reparación de aparatos electrónicos.

Un negocio que ha dejado de ser interesante

Reparando electronica

Siguiendo el ejemplo anterior, en el momento en el que se nos estropeaba ese PC que tanto dinero nos había costado, llamábamos de inmediato a un técnico para que identificara el problema y de esta forma proceder a la reparación. Era algo lógico ya que permitirse un nuevo ordenador era impensable.

Ahora podemos adquirir uno por X cantidad de dinero y al pasar el año descubrirlo a mitad de precio, o incluso menos.
Cuando llamamos a un técnico para que nos haga una valoración y reparación del problema tenemos que sumar algunos de estos costes: el desplazamiento, la mano de obra, la sustitución de componentes y alguno otro que se haya podido aplicar.

Como ya te puedes hacer una idea, si lo que tenemos en casa es la impresora de 150€, te puede salir más cara la reparación que comprar una nueva impresora o plotter, por no hablar en comprar alguno de segunda mano. Y lo peor de todo es que tendrás tu equipo viejo, aunque reparado; por un poco más (o menos) te habrías comprado uno nuevo.

Estamos hablando de informática pero se aplica igualmente a cualquier aparato electrónico: ya sea una nevera, un horno, lavadora o cualquier otro tipo de dispositivo similar. Cada día es menos común que las personas llamen al técnica para solucionar estos problemas… directamente se van al establecimiento más cerca y se compran un nuevo dispositivo con más prestaciones por menos precio.

Eso sí, en el caso de que el aparato que vayamos a comprar sea caro (como una de esas impresoras de última generación), probablemente no nos haga gracia tener que comprar una nueva en el caso de que algo falle; entonces si que podriamos llamar al servicio tecnico para reparar la impresora o para que nos pueda ayudar con nuestro problema, como tambien podriamos comprar un.

El problema de los repuestos

Repuestos Chips

Otro de los grandes problemas que se pueden llegar a dar es que el técnico no encuentre los repuestos que necesita para reparar el electrodoméstico pero, aun así, cobre el desplazamiento y la mano de obra al cliente. Esto es mucho más habitual de lo que pueda parecer, sobre todo si compramos aparatos electrónicos de dudosa calidad.

No te estamos diciendo que la electrónica no tenga futuro… solo que aplicada al mundo de la reparación de aparatos electrónicos se ha quedado un poco atrás.